102016Jun
Sensibilidad al cambio de clima

Sensibilidad al cambio de clima

El frío de los helados, el calor de una sopa, o simplemente la presión que hace la lengua en la superficie de los dientes, son simples gestos que pueden ser más que una molestia cuando sufrimos de hipersensibilidad dental, un síndrome doloroso que afecta a entre un 25 y un 30% de las personas adultas.

Este tipo de sensibilidad está derivado de la exposición de la parte interna del diente, la dentina, a estímulos externos de origen térmico, químico o táctil que no pueden ser asociados a ninguna otra patología dental.

Hay múltiples causas, pero las más comunes son las caries, los dientes partidos, un esmalte dental desgastado, los empastes en mal estado y las enfermedades en las encías que dejan expuesta la raíz del diente. Cuando aparece la molesta hipersensibilidad dental es necesario, pues, acudir a Clínica Laserdent  para evaluar el origen de dicha afección y la trate convenientemente para evitar un empeoramiento.

Independientemente de las múltiples causas que pueden provocar hipersensibilidad dental, una adecuada higiene bucal con productos específicos sigue siendo la principal arma preventiva para evitar esta afección. Igualmente, entre las medidas preventivas los expertos recomiendan evitar un consumo excesivo de bebidas y alimentos ácidos que desgasten el esmalte y la dentina, eliminar hábitos incorrectos como la limpieza de los dientes con palillos o el bruxismo (apretar o rechinar los dientes de forma involuntaria) y evitar cepillados agresivos y pastas dentales abrasivas.